Gerzso, Gerzso, Gerzso

Gerzso, Gerzso, Gerzso

Al exponer añadimos una capa de pensamiento a aquello que está siendo mostrado. Aún pretendiendo ser objetivos sumamos nuestra visión al discurso existente e interpretamos inevitablemente el objeto de la muestra. Tal vez por eso las exposiciones son momentos de posibilidad y de estudio. Mundos alejados en cierto sentido de los compromisos con el largo plazo, la mera funcionalidad y la coherencia urbana y en donde lo inesperado puede pasar.
La primera vez que visitamos la Sala de Colecciones Universitarias ésta se abría hacia la gran Plaza de las tres culturas ubicada al norte. Al otro lado de un muro ciego se ocultaba el patio central del CCUT. Propusimos desmantelar ese tapial que ocultaba la fachada sur de vidrio, para retomar un diálogo en tensión histórica entre la plaza y el patio.
Al retirarlo, el sol volvió a entrar a la sala. Respondimos diseñando un elemento museográfico que permitiera, además de vincular los nueve proyectos curatoriales existentes sin mezclarlos, proteger las obras de la incidencia de luz solar.

Partimos de la tesis de que la obra de Gunther Gerzso es fundamentalmente espacial. Tanto sus inicios en el campo de la escenografía como su trabajo pictórico. Cuando miramos un cuadro de Gerzso, no vemos el lienzo plano sino un lugar místico a ser explorado. La intención fue traducir esa sensación a la sala, utilizando superficies de color que pudiesen recorrerse en el tiempo.
Comenzamos a trabajar en un módulo que sugiriese la masividad de las estructuras prehispánicas a partir de muros monumentales contemporáneos. Un elemento que se repitiese cambiando de proporciones en cada ocasión y en el cual el exterior y el interior fuesen radicalmente diferentes entre sí. El módulo fue adoptando una morfología que nos remitía a los frontones de Alberto Arai en Ciudad Universitaria inspirados a su vez en el ancestral juego de pelota. Las conexiones con Gerzso estaban de nuevo presentes. En cada uno de los frontones, un mundo curatorial funciona de manera independiente pero sin dejar de ser parte imprescindible del conjunto.
El sistema constructivo, inusual para el interior de un museo, fue fundamental para lograr tal escala de intervención. Los muros son de paja, pacas de 100 x 37 x 47 cm recubiertas de una mezcla de cal y arena, y con un acabado de cemento gris con pigmento verde.
La bienvenida a Gerzso Gerzso Gerzso sorprende por la ausencia de cualquier obra. No hay rastro de la exposición sino apenas una serie de volúmenes superpuestos. A medida que se transita por la sala comienzan a surgir espacios interiores que presentan una superficie totalmente lisa pintada de diferentes tonos de verde. En cada frontón se encuentra una tipología de soporte de madera, desde una mesa, o un estante, hasta una rampa o un conjunto de columnas. El recorrido inverso, del fondo de la sala hacia la salida, permite ver las nueve exposiciones conversando entre sí.

El concepto de anti-retrospectiva fue el que nos permitió prescindir del usual fondo blanco y jugar con el color. La prioridad no era ya observar las pinturas en un ambiente neutro sino establecer conexiones con otros materiales documentales.
La museografía no toca en ningún punto las paredes y columnas de la sala. La muestra está contenida en los límites sugeridos por los frontones. El espacio remanente permite contemplar el propio edificio, la intervención museográfica y la exposición con cierta perspectiva, y acoger las actividades que tendrán lugar a lo largo de los meses.

Quisimos con este proyecto, ofrecer un soporte abierto que medie la relación del público con las obras, que permita finalmente adentrarse en Gerzso.

Curaduría: James Oles y Julio Murillo con proyectos curatoriales a cargo de Arden Decker, Natalia de la Rosa, Cristóbal Andrés Jácome, Peter Krieger, Jesse Lerner, Kathryn O’Rourke, Sandra Rozental, Regina Tattersfield y Sandra Zetina.
Arquitectura: LANZA Atelier
Equipo de diseño: Alejandro Márquez, Celina Bonadeo, Jéssica Hernández, Isabel Abascal y Alessandro Arienzo
Construcción: Factor Eficiencia y Arquitectura Básica
Lugar y fecha: Centro Cultural Tlatelolco, Ciudad de México, 2015