Simulacro

Simulacro

El simulacro no es lo que oculta la verdad, es la verdad la que oculta que no hay verdad, el simulacro es verdadero.
Jean Baudrillard sobre la prevención de sismos y la verdad.

«Extraña postura, sin embargo, la que valora ciegamente la profundidad a expensas de la superficie y que quiere que superficial signifique no de vasta dimensión, sino de poca profundidad, mientras que profundo signifique por el contrario de gran profundidad y no de débil superficie. Y sin embargo, un sentimiento como el amor se mide mucho mejor, me parece de ser posible medirlo, por la importancia de su superficie que por su grado de profundidad…»
Michel Tournier, en Vendredi ou les limbes du Pacifique

Queremos cuestionar la dualidad interior-exterior como condición que divide a las personas. Los que están dentro son por definición diferentes de los que están fuera. Sin embargo nosotros consideramos que esta separación espacio-temporal es relativa.
Queremos desdibujar esa distinción en la construcción de nuestras ciudades y nuestros espíritus.

3 TESIS
que planteamos

el interior y el exterior pueden ser la misma cosa

Una botella de Klein es una superficie abierta que no tiene interior ni exterior. Su aspecto es como el de una botella normal, pero la abertura que da a la parte exterior gira y se intersecta consigo misma, convirtiéndose en interior.
En 1882 el matemático alemán Felix Klein, describió por primera vez la botella de Klein. El nombre original del objeto no fue el de botella de Klein (en alemán Kleinsche Flasche), sino el de superficie de Klein (en alemán Kleinsche Fläche). El traductor de la primera referencia al objeto del alemán al inglés confundió las palabras. Como la apariencia de la representación tridimensional recuerda a una botella, casi nadie se dio cuenta del error.

la misma cosa puede adoptar dos morfologías diferentes

La obra The Rubber Rubbed (2014) del arquitecto libanés Charbel-joseph H. Boutros ilustra una acción auto-reflexiva “una goma que generalmente se utiliza para borrar, opera aquí su función sobre sí misma”. 4

las superficies pueden ser profundas

En su proyecto para la iglesia de Santa María presso San Satiro en Milán (1488), Donato Bramante consiguió resolver las dificultades que presentaba un solar demasiado reducido utilizando, por primera vez en la arquitectura, un juego perspectivo o trampantojo en las pinturas del presbiterio fingido, que falsea las proporciones de la iglesia y produce una sensación de profundidad insólita. 5

El PABELLÓN

El material a partir del cual se desarrolla el Pabellón para el patio del Museo El Eco es el propio patio del Museo El Eco.

Tomamos las superficies que limitan el patio —un perímetro de 58 metros lineales con tres alturas diferentes— y las reproducimos partiendo del cancel en cruz y tomando su altura media como referencia.

Para acomodarse al espacio contenido en el patio, los 58 metros de superficie deben deformarse adoptando una morfología orgánica. Curvarse permite que la nueva superficie de lámina muy fina, sea autoportante y se estructure sola.

El perímetro antes cerrado se abre. La oposición dentro-fuera se disuelve.

 

3 OPERACIONES
que realizamos

1. Cortar

Proponemos convertir el rectángulo cerrado y estable del patio en una línea abierta dinámica y adaptable para posibilitar una permeabilidad total entre el interior y el exterior.
De igual modo que para convertir una cinta en una banda de Moebius es necesario cortarla primero, para liberar el perímetro de su condición de contenedor es necesario incidir sobre él en un punto.

2. Despegar

Despegando la superficie de las paredes del patio la independizamos de las mismas. De este modo la línea de 58 m de longitud se convierte en un instrumento de medida y de activación.
La operación de levantar la última capa de una construcción remite a la idea de arqueología y de investigación arquitectónica. Es un gesto de curiosidad que propone sacar a la luz lo que habitualmente permanece oculto. La cara de atrás del muro, la estructura, la lógica constructiva.
Navegando a la deriva, el perímetro ahora aislado, encuentra un posicionamiento alternativo en el patio. Su nueva morfología conforma otros espacios de posibilidad y provoca una nueva relación con el conjunto.

3. Atravesar

El patio del Museo Experimental El Eco fue proyectado Mathias Goeritz con dos accesos, la gran “ventana-puerta” con el cancel en cruz que remite al gran ventanal que da al jardín en la casa de Luis Barragán, y la pequeña puerta situada detrás del muro vertical pintado de amarillo, que dirige al visitante directamente hacia el Poema plástico compuesto de tres estrofas.
Ambos accesos constituyen las únicas perforaciones en el perímetro del patio y tienen una lógica espacial y emocional que es reformulada ahora de un modo contemporáneo, con una nueva orientación y localización dentro del patio. Las perforaciones que antes posibilitaban la entrada y salida del recinto, funcionan ahora como umbrales de paso entre los diversos espacios del Pabellón.
El Pabellón que proponemos es un recorrido de descubrimiento y sorpresa en el que unos espacios van desembocando en otros sin jerarquía, en un orden elegido por el visitante. Se trata de una experiencia sensorial que ofrece texturas y efectos lumínicos y de una experiencia espacial que resignifica el propio contexto al derivar directamente de él.
Con este simulacro real queremos homenajear y tensionar el espacio visionario y propositivo del Museo Experimental El Eco.

 

¿Qué sucede con el Pabellón de El Eco después de estar en el Patio de El Eco?
Proponemos una estructura desmontable, formada por mamparas de acero que se atornillan entre sí, que pueda montarse en otro lugar en el futuro.

Arquitectura: LANZA Atelier (Isabel Abascal y Alessandro Arienzo)
Equipo de diseño: Alejandro Márquez, Celina Bonadeo, Isabel Abascal y Alessandro Arienzo
Lugar y fecha: México DF, 2016