6x6x6

6x6x6

Hace casi un siglo dos cirujanos operaron de cataratas a un niño ciego de nacimiento, según relata Arthur Zajonc, otorgándole la vista. El paciente ya veía, pero decía no poder distinguir nada. Sin la luz interior de una imaginación formadora, su mirada ahora activa continuaba siendo ciega. Algo semejante ocurre cuando la arquitectura actúa de forma hermética ante los ojos de los no iniciados, el oficio remite entonces a la emblemática “black box” formulada por Reyner Banham.

Nuestra propuesta para el Pabellón Mextrópoli se abre al público, desnudando su organización espacial y su geometría constructiva con una vocación de transparencia. Juega con el factor clave del tiempo, evoluciona urbanamente al estar o no estar activado. Se trata de un espacio mínimo en planta y generoso en altura que responde como hito sólido, como figura abstracta en cualquiera que sea su contexto.

Proponemos un espacio unitario que se (des)compone de 4 piezas interdependientes. La figura es un prisma piramidal truncado de base cuadrada, inscrito en un cubo de 6x6x6m. Al abrirlo se crea un patio interior que funge como foro central. Los 4 módulos perimetrales soportan el espacio expositivo y el área de consulta/librería, también ofrecen una serie de bancadas que permiten sentarse hacia el patio. El pabellón cerrado continúa generando programa a su alrededor como un monolito, su interior ofrece una atmósfera más íntima para la proyección de películas o las labores de gestión. Existe un domo que funciona como quinta fachada y permite la entrada de luz en todo momento.

El proyecto está dotado de 4 bisagras, soldadas a la base en dos extremos y a lo largo de las 4 columnas verticales, que hacen posible su abatimiento. Cada módulo tiene 4 llantas que hacen que su movimiento sea fluido y estable. Su estructura metálica se arma y desarma inspirada en el sistema constructivo de mercados mexicanos. Su exterior está forrado de lámina pintada de blanco. Todos los materiales están producidos en México y son reutilizabas.

El proyecto sólo sucede –duplica su área– al incluir en sí el espacio público. Enfatiza así lo publico como patrimonio común y como metáfora de una sociedad en la que todos los ciudadanos, hombres y mujeres, son una pieza fundamental.

Arquitectura: LANZA Atelier (Isabel Abascal y Alessandro Arienzo)
Equipo de diseño: Alejandro Márquez, Isabel Abascal y Alessandro Arienzo
Lugar y fecha: Ciudad de México, 2016