Kioskos y baños públicos

Kioskos y baños públicos

El encargo para diseñar ciertos equipamientos básicos a lo largo de la nueva ciclopista de la Av. Central en Ecatepec, Estado de México se aprovechó para lograr espacios comunes con muy bajo costo en una zona que necesita urgentemente infraestructuras públicas cualificadas. De este modo, se construyeron tres módulos de baños y 13 pares de kioskos con la intención de contribuir a crear un tejido urbano democrático.

Los baños se propusieron como pabellones permeables con un microclima favorecido por la presencia de plantas, pequeños oasis dentro del clima rudo de la ciclopista. Dentro de la losa general de cada conjunto de baños, existen cuatro módulos dobles emplazados en esvástica que contienen los wc, mingitorios y lavabos. Cada uno de estos módulos es un vacío con un domo de vidrio dentro de la cubierta general, es decir al entrar en ellos sales al exterior. Otros tres vacíos abiertos como pequeños patios se sitúan sobre los canteros de las plantas que traspasan la losa de cubierta en dirección al sol. Finalmente no hay una distinción clara entre estar dentro y estar fuera.

Los kioskos están sembrados intermitentemente a lo largo de la ciclopista. Existen en bahías de juegos infantiles y en bahías independientes. Sus muros también se sitúan en esvástica y cuentan con bancas y mesas que están empotradas en los muros de block, usando los huecos dejados por éste como cimbra.
En cada kiosko hay un vacío central en la cubierta, por el cual sale una gran palmera. Tanto para la construcción de los baños como de los kioskos se usaron muros de block y lambrines de lámina pintados en blanco. El proyecto paisajístico incorporó 100 nuevos árboles: jacarandas, palmeras, órganos, bambúes y enredaderas. Las enredaderas cubren la malla ciclónica que divide la avenida y la ciclopista o bien las vías del metro y la ciclopista, creando así una división verde entre el tráfico de coches o trenes y el ambiente más tranquilo para ciclistas, corredores y viandantes. Las palmeras se sitúan generalmente dentro de los kioskos en el pequeño patio central y las jacarandas están sembradas en una disposición más orgánica dentro de las bahías. Los bambúes se usaron sólo en los módulos de baños para crear una división visual entre los wc masculinos y femeninos. Al mismo tiempo, los lavabos situados en el espacio central son comunes, así se favorece la convivencia respetuosa de todos los usuarios, sin distinción de género.

En ambas tipologías se quiso explorar las gradaciones de interior y exterior y la capacidad de un programa inicial extremamente simple para acoger la riqueza e imprevisibilidad de usos de la vida.

Arquitectura: LANZA Atelier (Isabel Martínez Abascal y Alessandro Arienzo)
Lugar y fecha: Estado de México, México, 2015
Fotografías: Camila Cossio